La Compañía del Salvador es un Instituto Religioso de derecho pontificio, fundado en 1952 por la Madre María Félix Torres.

Vive la espiritualidad de san Ignacio de Loyola y tiene como lema «A Mayor Gloria de Dios». Una característica esencial del Instituto es el amor a la Iglesia. Por ello, todas sus religiosas hacen un cuarto voto de especial obediencia al Santo Padre.

La misión específica de la Compañía del Salvador es la formación cristiana de niños y jóvenes en todas las partes del mundo, labor que desarrolla en centros educativos propios.

En la actualidad, casi 7.000 alumnos reciben su educación en alguno de los colegios Mater Salvatoris.